Opciones
PrincipalIndexPrimer Simposio Nacional de la Danza FolklóricaSegundo Simposio Nacional de la Danza FolklóricaEnlacesQuienes somosMesa DirectivaAporte TeóricosArtículos PrestadosArmando PoesíasAves del PaísArtesaníaAño 2010Artesanos de la VidaBreves HomenajesBoletín MensualCarnavalesCanal de You TubeCiclosColaboracionesComidasContando CancionesCONGRESOS NACIONALESCorreo de lectoresCumpleañosDanzas TradicionalesDebatesDevociones PopularesDiscosENCUENTROS NAC/ REGIONALESEscritoresEstudiosFestivalesFolklore de LatinoamericaFolklore LaboralFolklore LiterarioFolkloristasGastronomíaHomenajesHistoriaHistoria del CantoHumorInvestigaciónInstrumentos MusicalesJoyitas de RecuerdoLiteraturaLibrosLeyendasLiteratura FolklóricaMultimediaMedicina PopularMúsicaNovedadesNoticiasNuestros MaestrosObras IntegralesPartidasPelículasPinturaPonenciasPoetas de la TierraReflexionesRecuerdosPosicionamientosRegionalismosRegionalesReligiosidadTercer Certamen de CancionesDelegacionesVidas ParalelasContáctenos

Suscribase a nuestra gacetilla electrónica
Nombre:
e-Mail:

 

El Cuero y su historia
El Cuero y su historia
Los indígenas utilizaban las pieles y cueros de la caza. Entre ellos, boleadoras lazo y cuerda del arco se hacían de tejidos nervurados o trenzas retorcidas de cuero. Incluso alguno lo usaron ya mas cerca en el tiempo, primero como coraza o escudo, y mas adelante como saco de piel endurecida, para la guerra. Y para envolver a los muertos.
 
España, por su parte, nos introdujo tanto los caballos como la ganadería. La segunda aportó la materia prima,  mientras que la primera la necesidad de “un importante acervo ergológico: monturas, arreos, cinchas, etc”. Sobre esto trata este artículo.

Ana Maria Dupey, Daniel López, y Ricardo Nardi nos cuentan que las vaquerías se instalaron entre 1715 y 1720, llegando a conformar un verdadero complejo artesanaldel cuero durante prácticamente todo el siglo XIX. Este (tanto vacuno como de potro) fue usado crudo, sobado, “redomón” (término medio), semicurtido, curtido y teñido, con procedimientos propios y plantas de las distintas regiones del país. 

Crudo se uso en tiras más o menos anchas (“guasquillas”) se uso para ataduras, incluso en las armazones de ranchos o corrales. Se instalaban mojadas, y al secarse se contraen, dando gran consistencia. Los cueros completos (vaca o yegua) estaqueados y secos, hacían  de puertas y ventanas. Tirados por la cincha  de un caballo manso, servían de rastra para cargas pequeñas (leña, por caso). Con un cuero de ternero grande, en forma de bolsa, se confeccionaba una “manga” (balde) para sacar agua de los jagüeles. Los primeros baldes industriales fueron inicialmente de suela (solo luego reemplazados por metal, y recientemente por plástico).
En la carreta (eficaz antecedente del camión actual)  se usaba para el toldo o techo, como para el “noque” (rectángulo de cuatro puntas  colocado bajo el piso y el eje, como estante para guardar provisiones, ropas y utensillos). También para los “buches” o sostén de la carga, que sobresalían (delante y detrás de la caja) para darle mayor capacidad.
Se usaba el cuero crudo para hacer trenza, botones y costuras en las sogas, para lo que se sacaban a cuchillo tientos de las lonjas. De yegua o potrillo, si debían ser firmes (lonjeados y estaqueados hasta que estuvieran bien secos), pues la rigidez era esencial para atravesar fácilmente los agujeros hechos con la lezna.
Sobado, se uso para hacer sogas. Especiales para apero, bozales, cabestros, riendas, maneas, maneadores, aradores, colleras, coyundas, cinchas, encimeras, correones, cinchones, lonjas para rebenques, sogas de boleadoras, etc.
Se hacían también así las botas de potro, “donde el sobado de cuero debía ser completo”, pues de lo contrario, al secarse, era insoportable para el pie.
Redomón era un  tipo de tratamiento que se usaba menos. Lazos torcidos y tientos para trenzados eran su destino, pues requieren que el cuero pierda bastante rigidez, pero sin ser tan flexible como el sobado (la armada no se mantendría lo suficiente mente abierta la lanzarla, Las caronas (llamadas de vaca, para diferenciarlas de las de suela) se hacían con cuero redomón sin lonjear.

Con cuero, en fin,  se hacían los tercios de apretada yerba, o azúcar, y las “guasipicuas” (botas de vino). También los recipientes para transportar arrope y miel.
Primero en las estancias, luego en la especialización de los artesanos, la historia del trabajo del cuero sigue… pero ya seguiremos con esa historia.

Fuente: López, D.; Dupey, A. M. y Nardi, R.; “Arte Popular Argentino”, Centro Editor de America Latina, Bs. As., 1976


Vocabulario
 

Apero: Recado de montar, propio de la gente del campo , puede ser simple o lujoso


Arador: Accesorio para sujetar arado en tareas de arar


Armada: Abertura corrediza del lazo.


Arrope: Almíbar o mosto cocido en forma de jarabe.


Boleadoras:  Instrumento de caza formado por dos o tres bolas de piedra u otra materia pesada que van unidas por los extremos de cuerdas o tiras de cuero: las boleadoras se arrojan a los pies o al pescuezo de los animales




Botas de potro: Bota confeccionada con el cuero de la pata de un potro y que deja dos dedos libres paraestribar.


Bozal: utensilio que se utiliza para cubrir el hocico de un animal con el fin de que éste no pueda comer o morder


Buche: en analogía a la bolsa membranosa parte del sistema digestivo de los animales, bolsa en la carreta para ampliar su capacidad

Cabestro: Cuerda o lazo que se pone en el cuello o cabeza a una caballería para atarla o conducirla.

Carona: Pieza grande de cuero que se coloca entre la matra y los bastos del recado. Sobre ella va la encimera (ver foto)

Cincha: Correa o cinta que sirve para atar o sujetar. En el caballo, pasa por debajo del cuerpo.


Cinchones: El pegual y el cinchón son una de las piezas que forman parte del recado. Se utilizan para sujetar el sobrepuesto y el cojinillo al resto del apero.


Collera: Collar de cuero o lona, relleno, que se pone al cuello de las caballerías o bueyes

Correones: correas grandes (anchas)

Coyunda :  Correa con que se uncen los bueyes al yugo

Encimeras: lonja de cuero que cruza sobre los bastos y llega hasta sus bordes, con una argolla en cada extremo.


Guasipicua: recipiente para guardar líquidos

Guasquillas: especie de cinta de cuero de 1 cm y medio de ancho, extraída del pellejo sin depilar de los terneros y de largo de una brazada.

Lazo Torcido: formado de tres tientos, más resistente que el “simple”, de unos 10 a 15 mts de largo

Lezna: herramienta para “punzonar”

Lonjas: franjas de cuero de ancho variable; que se soban

Manea: Cuero  corto usado para aprisionar las  patas  o  manos del caballo. Actualmente con un  ojal y un  botón  en  cada extremo

Maneador: Tira larga de cuero para sujetar a los animales.

Manga: especie de “maleta” o bolsa manual, abierta por los extremos

Noque: en general saco de cuero vacuno. Para la carreta “piso” bajo el piso.

Tientos: tiras angostas (de ancho menor a las lonjas) usadas sin sobar.

Toldo: techo de la carreta (a veces de paja, y llamado quincho)

Rebenques: látigo corto para azuzar la cabalgadura.

Rienda: Correa para gobernar las caballerías

 

« Volver

 

CopyRight 2019 Academia de Folklore de la República Argentina | Todos los derechos reservados
Cap.Fed. Argentina 
Powered by Sistemas On Line